martes, 16 de marzo de 2010



El Mar y la Arena


El sol es testigo de

la obseción del mar 

por la arena


Cada tarde con su espuma

en la orilla le acaricia 

las piernas

la invita a la atlantida

a compartir con tritones y sirenas


le ofrece una mansión de coral

un lugar especial

donde poder descansar

de gaviotas infames


Ella respondio:

"Yo soy hermana de la tierra,

Nada sacas con ir y venir.

Mi lugar es aquí"


El Mar rugió de rabia y dolor

con sus olas arrazó

con baldes, rastrillos

Figuras, Castillos

                    de Arena


Una noche, una fuerte tormenta

lanzaba agujas de plata

que lastimaban a la Arena


en un gesto de amor

el mar la cubrió con

su suave marea.

No hay comentarios: